HÁGALO USTED MISMO
Nos hemos cambiado a
MUSTANG FORO ~ HÁGALO USTED MISMO
en la siguiente dirección electrónica:
http://mustang.foromx.net/
Allá esperamos tu visita

¿Porqué los Perros Dálmatas en los Carros de Bomberos?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¿Porqué los Perros Dálmatas en los Carros de Bomberos?

Mensaje por Baruj el Jue 21 Abr 2011, 7:16 pm

Hola compañeros foreros, gusto en saludaros.

¿Alguien se ha hecho esta pregunta, motivo del título de este tema?

Se ha visto en varias películas de cine y programas de TV a perros Dálmatas en los carros de bomberos, pero ¿a qué obedece esta tradición?



El origen del perro Dálmata en un tanto incierto y se dice que ya en el antiguo Egipto se conocían pues existen jeroglíficos rupestres en los que aparecen dibujados perros manchados, Estos dibujos muestran a los perros corriendo al lado de carruajes tirados por caballos. Otros atribuyen a esta raza a un turco de nombre Yuri Dalmatin quien creó a esta raza de perros. Existen pruebas de que Dalmatin había recibido unos perros de Turquía y que les hizo criar a finales del siglo XVI. Los perros fueron conocidos con el nombre de «Dalmatins» o «Perros Turcos», pero se afirma que también los inventó o creó mezclando distintas razas de perros.

Los Dálmatas fueron famosos en Gran Bretaña como «perros bomberos». Los perros eran tenidos por los bomberos londinenses para así librar sus edificios de ratas y alimañas similares, pero debido al cariño de estos perros por los caballos y a su instinto para acompañar a los carruajes, frecuentemente salían corriendo junto con los carros anti-incendios tirados por caballos. Se podía ver frecuentemente a un Dálmata corriendo por delante de un carro de bomberos, como abriendo camino y dejando libre el paso para esos vehículos. Con la llegada de los camiones de bomberos autónomos, con motores de combustión interna, llegó el cambio para el Dálmata convirtiéndose en un acompañante, que iba sentado en el camión al lado derecho del conductor. Aunque es raro, actualmente, ver un Dálmata acompañando a unos bomberos para apagar un fuego, la designación de "perro bombero" ha permanecido en Inglaterra y otros países de América.

El Dálmata adquirió una gran popularidad como "perro de carruaje" en la antigüedad, era muy apreciado por su incansable capacidad para sostener la marcha en los viajes largos. Si a esto se le añade la extraordinaria afinidad con los caballos (parece que acompañar a los carruajes era verdaderamente el objetivo de los Dálmata), no había otra raza mejor para desempeñar este trabajo. El Dálmata, con sus características manchas, era ya una raza fácilmente reconocible, pero ahora era ya un acompañante fijo prácticamente permanente, al lado de los carruajes, por toda Inglaterra. Desgraciadamente, cuando se hizo común el uso de los automóviles y el uso de los carruajes tirados por caballos fue, finalmente, abandonado, ya no se necesitó el Dálmata para que llevara a cabo lo que, de hecho, se había convertido en su trabajo.

Unos videos de perros dálmatas bomberos:







Espero les haya agradado el tema.

Gracias.

_________________
Atentamente
Cap. P.A. y TUM
Virgilio A. Baruj Covarrubias L.


Administrador del foro
HÁGALO USTED MISMO

Ser, hacer y tener.
Todo depende de ti y lo que trabajes por ello.
Siempre es posible realizarse.

Te esperamos en SIRENAS Y TORRETAS DE MÉXICO, S.A.
avatar
Baruj
Admin


http://elhagalodebaruj.latinforos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Porqué los Perros Dálmatas en los Carros de Bomberos?

Mensaje por Baruj el Lun 30 Abr 2012, 2:07 pm

Hola compañeros foreros, gusto en saludarles.
Les traigo más datos sobre la raza de perros dálmatas, espero les agrade.
Poco a poco iremos subiendo datos de otras razas de perros que sirven para rescate y para los bomberos.



Dálmata, Dalmatinac, Dalmatiner, Dalmatian, Dalmata

Ficha básica del Dálmata
Altura a la cruz: de 50 a 61 cm
Peso: unos 20 kg
Capa: blanca moteada de negro
Promedio de vida: doce años
Carácter: vivo, afectuoso
Relación con los niños: excelente
Relación con otros perros: buena
Aptitudes: perro de compañía
Necesidades del espacio: puede vivir en el interior de la vivienda pero necesita correr
Alimentación del Dálmata: unos 400 g. de alimento completo seco
Coste mantenimiento: medio
Clasificación general: Razas de perros grandes
Clasificación según la AKC: Grupo 6: Perros de compañía
Clasificación según la FCI: Grupo 6: Perros tipo sabueso, perros de rastro (exceptuando lebreles) y razas semejantes > Razas semejantes

El Dálmata saltó a la fama mundialmente gracias a la película de Disney 101 Dálmatas (1961). Para llevar a cabo tan estupenda película, se dice que Walt Disney y sus colaboradores observaron y filmaron Dálmatas de un criadero parisino para luego poder representarlos en pantalla con la mayor precisión posible.

Origen
Los orígenes del Dálmata, durante siglos, han ido apareciendo varias representaciones pictóricas de unos perros de capa blanca moteada que podrían ser esos ancestros tan buscados. A finales del siglo XVII se dio a conocer la raza en Inglaterra y rápidamente, los cocheros, comenzaron a utilizar estos perros como vigilantes en sus viajes. A mitad de camino, mientras los viajeros pasaban la noche en la posada, los Dálmata, instalados en el interior del carruaje, vigilaban el equipaje. A partir del siglo XIX, la raza dejó de ser utilizada para la guarda y se convirtió en una de las razas de compañía más preciadas por la nobleza.

Comportamiento
El Dálmata es testarudo, independiente, amistoso y payaso. A pesar de la fama de rebelde, este es un perro con una gran capacidad de adaptación y aprendizaje. De pequeño se le ha de educar con firmeza ya que es fácil que coja malos hábitos y que luego cueste corregirlos. Le gusta correr, saltar, jugar y sentir la presencia y el afecto de los dueños. Con los niños es muy dulce y se adapta perfectamente a sus juegos.

Aspecto
La principal característica del Dálmata es su capa blanca moteada de manchas negras o bien marrón-hígado. Es un perro bien proporcionado, musculoso y fuerte. Sus orejas son de implantación alta, bastante anchas en la base y se van adelgazando. Su cola llega hasta el corvejón, es fuerte en la base y va disminuyendo gradualmente hasta la extremidad. El pelo es corto, duro, denso, de aspecto liso y brillante.

Cuidados específicos
El mantenimiento del Dálmata no es complicado, basta con cepillarlo con regularidad y sacarlo a pasear cada día para que pueda quemar toda su energía casi inagotable.
Se adapta bien a la vida hogareña y se aconseja que no duerma en el exterior, ya que su pelo es muy corto y no lo protege del frío.

Salud
El mayor problema que puede padecer el Dálmata es la sordera. También puede verse afectado por problemas de piel o cálculos en el riñón.

Orígenes
Aunque se sabe que el Dálmata es una raza muy antigua, sus orígenes exactos son, de alguna forma, un misterio. Se pueden encontrar evidencias acerca de perros de tipo Dálmata en objetos de civilizaciones tan antiguas como la egipcia, ya que se han hallado dibujos de perros con manchas en paredes de cuevas y en tumbas egipcias. Estos dibujos muestran a los perros corriendo al lado de carruajes tirados por caballos. Algunos historiadores sostienen que, de hecho, el lugar de origen de la raza Dálmata es el antiguo Egipto.

También están aquellos que creen que es en la región conocida hoy con el nombre de Yugoslavia donde se hallan las raíces del Dálmata, y que fue un hombre llamado Yuri Dalmatin el que creó la raza. Existen pruebas de que Dalmatin había recibido unos perros de Turquía y que les hizo criar a finales del siglo XVI. Los perros fueron conocidos con el nombre de «Dalmatins» o «Perros Turcos», pero no hay ninguna descripción escrita acerca del aspecto que tenían esos perros. Para confundir las cosas todavía más, existe una provincia bañada por el mar Adriático llamada Dalmacia, y este nombre suele provocar que la gente tienda a pensar que éste es el lugar de origen del Dálmata aunque no existe evidencia alguna que apoye esta suposición.

Un aspecto constante en la historia del Dálmata es su asociación con los caballos. Desde los antiguos dibujos rupestres hasta las obras de arte de los siglos XVII y XVIII que nos muestran perros con manchas, los perros aparecen, casi siempre, al lado de caballos. Además de sus llamativas manchas, fue su afinidad con los caballos lo que hizo que estos perros fueran muy apreciados por los gitanos viajeros. Éste es otro factor que se añade a lo borroso de sus orígenes. Estos perros con manchas se podían ver por toda Europa, y lo más probable es que llegaran a muchas regiones a través de las migraciones de estos gitanos. Así pues, es difícil dilucidar dónde aparecieron por vez primera estos perros.

El Dálmata llega a Inglaterra
Una vez el Dálmata llegó a Inglaterra, se hace más fácil seguir el rastro de la historia de la raza. Se trata de una raza muy antigua en Inglaterra y se remonta a finales del siglo XVII. El Dálmata se hizo primero popular entre la clase alta inglesa y se usaban como perros de carruaje, con unos objetivos tanto de protección como «decorativos». Los Dálmata eran usados para vigilar los caballos y los carruajes de sus amos mientras estaban viajando.

Los Dálmata corrían a su lado, ya fuera detrás de los talones de los caballos o bajo uno de los ejes del carruaje. Cuando los pasajeros efectuaban una parada y dejaban el carruaje desatendido, el Dálmata vigilaba los caballos y guardaba el carruaje. Durante las paradas para pernoctar el Dálmata se quedaba en el establo con los caballos y con el carruaje para ahuyentar a los posibles ladrones.

El Dálmata adquirió una gran popularidad como «perro de carruaje» y era muy apreciado por su incansable capacidad para sostener la marcha en los viajes largos. Si a esto se le añade la extraordinaria afinidad con los caballos (y parece que acompañar a los carruajes era verdaderamente el objetivo de los Dálmata), no había otra raza mejor para desempeñar este trabajo. El Dálmata, con sus características manchas, era ya una raza fácilmente reconocible, pero ahora era ya un acompañante fijo prácticamente permanente, al lado de los carruajes, por toda Inglaterra. Desgraciadamente, cuando se hizo común el uso de los automóviles y el uso de los carruajes tirados por caballos fue, finalmente, abandonado, ya no se necesitó el Dálmata para que llevara a cabo lo que, de hecho, se había convertido en su trabajo.

Los Dálmata también adquirieron fama en Gran Bretaña como «perros bomberos». Los perros eran tenidos por los bomberos londinenses para así librar sus edificios de ratas y alimañas similares, pero debido al cariño de estos perros por los caballos y a su instinto para acompañar a los carruajes, frecuentemente salían corriendo junto con los carros anti-incendios tirados por caballos. Se podía ver frecuentemente a un Dálmata corriendo por delante de un carro de bomberos, como abriendo camino y dejando libre el paso para esos vehículos. Con la llegada de los camiones de bomberos también llegó el cambio para el Dálmata: a partir de ahí se convirtió en un acompañante, que iba sentado en el camión al lado del conductor. Aunque es raro, actualmente, ver un Dálmata acompañando a unos bomberos para apagar un fuego, la designación de «perro bombero» ha permanecido en Inglaterra.

La popularidad del Dálmata en Inglaterra no fue sólo como perro de carruaje y mascota de los bomberos. Esos perros también se hicieron populares en los rings de exposición. La segunda exposición británica de belleza se celebró en 1860, y ésta fue la primera vez que se exhibieron Dálmata. El primer estándar de la raza, que fue el primero reconocido oficialmente por el Kennel Club para esta raza, fue publicado en 1890. De todas formas, durante los siguientes 30 años, hubo muy pocas inscripciones de Dálmata campeones. En 1925 fue fundado el Southern Dalmatian Club (actualmente llamado British Dalmatian Club), y su presidente fue Mr. Fred Kemp. Mr. Kemp fue clave para la permanencia de los Dálmata en Inglaterra en esos tiempos, ya que mantuvo vivos a Dálmata en sus criaderos a lo largo de la devastadora primera guerra mundial y, como resultado, pudo proporcionar animales de cría tras la guerra.

Aunque los Dálmata eran populares antes de la guerra, su popularidad creció realmente después de la guerra. En 1918 había dos Dálmata inscritos en el Kennel Club. ¡En un término de menos de 15 años las inscripciones se elevaron a casi 900! Fue durante este periodo, los años 30, cuando se fundaron muchas líneas importantes en Gran Bretaña. Estos perros de calidad mejoraron a la raza por todo el mundo, ya que muchos Dálmata nacidos en Inglaterra en esta época o sus descendientes fueron exportados a otros países y se convirtieron en animales fundadores. Un ejemplo lo constituye la línea «of the Wells»: esta línea no sólo dio lugar a campeones en Inglaterra, sino que muchos perros «of the Wells» figuraron, de forma importante, en la base de criaderos americanos importantes.

Desde el final de la segunda guerra mundial, la popularidad del Dálmata como mascota y como perro de exposición ha permanecido relativamente constante. Los clubs de la raza Dálmata del Reino Unido se dedican a conservar al Dálmata y a proporcionar información a los propietarios potenciales. Actualmente el Dálmata se encuentra entre las 20 razas más populares del Reino Unido, según el número de inscripciones en el libro de orígenes del Kennel Club.

El Dálmata en los Estados Unidos
El Dálmata es toda una estrella en los Estados Unidos, debido en buena parte a Disney y a las películas de los 101 Dálmatas (y a lo que parece ser el indispensable marketing y las campañas para promocionar los productos). Les llevó algo de tiempo ganarse la popularidad en los EE.UU., pero no pasó demasiado tiempo hasta que los norteamericanos comenzaron a «ver manchas» por todas partes. Las líneas inglesas de mejor calidad tienen mucho que ver con la mejora del Dálmata en los EE.UU. Aunque los registros genealógicos nos muestran que George Washington tenía «perros de carruaje» hacia una época tan temprana como finales del siglo XVIII, el primer Dálmata no fue inscrito en el libro de orígenes del American Kennel Club hasta 1887: se trataba de una perra llamada Bessie.

El primer dato de la participación de un ben una exposición de belleza en los Estados Unidos se remonta a 1883, pero la raza no era particularmente popular. El primer Dálmata campeón fue inscrito en 1904, que es también el año en el que se estaban asentando las bases de la organización del Dalmatian Club of America (DCA). El DCA fue fundado oficialmente en 1905, y la fundación de ese club hizo mucho para aumentar la popularidad del Dálmata en los EE.UU.

La inscripción no era necesaria durante los primeros tiempos de las exposiciones de belleza, así que las inscripciones no son la mejor forma de determinar el número de Dálmata. El noroeste de los Estados Unidos fue donde primero ganó popularidad el Dálmata. Era esta zona donde se llevaron a cabo gran parte de las actividades relacionadas con las exposiciones. Los Dálmata no sólo eran exhibidos en las competiciones de belleza, sino que las competiciones de carretera resultaron también muy populares. Éstas eran unas pruebas para evaluar las habilidades naturales de los perros para acompañar los carruajes, que era el objetivo con el que se había criado la raza. La belleza no fue una parte importante de estas pruebas, sino que estaban centradas en la capacidad de trabajo de los perros.

Los Dálmata americanos también se convirtieron en «perros bomberos», igual que sus parientes ingleses. Eran tenidos en muy alta estima, como compañeros, por los bomberos. Cuando se les llamaba para la extinción de un incendio, el Dálmata se apuntaba como «bombero honorario» y acudía al lugar a pie. Actualmente muchas compañías de bomberos adoptan Dálmata como mascotas. Los Dálmata suelen utilizarse en las demostraciones de seguridad contra incendios para los escolares. Es muy frecuente ver objetos coleccionables y otras chucherías con imágenes de estos perros llevando cascos de bomberos o que están subidos a un camión de bomberos. El color rojo de los camiones se relaciona frecuentemente con los Dálmata. Muchos propietarios ponen a sus Dálmata collares rojos, ya que creen que el rojo es el color que les sienta mejor.

Los Dálmata son actualmente muy populares en los EE.UU. Son muchas las mascotas de esta raza y se inscriben en gran número en las exposiciones monográficas y en aquellas abiertas a todas las razas. Los Dálmata participan en un amplio abanico de actividades en América, lo que incluye las pruebas de obediencia y de Agility, la competición en las pruebas de carretera, coger pelotas que les lanzan al aire, salir de excursión e ir al campo, y la lista no acaba aquí. El Dálmata también es usado como perro de terapia y como perro de asistencia. Debido a la gran demanda de cachorros de Dálmata debido a la película 101 Dálmatas, el DCA ha trabajado para promocionar la cría y la propiedad responsables y el rescate de Dálmata para que sean acogidos en sociedades protectoras.

El Dálmata en Australia
El Dálmata ha encontrado un excelente hogar en Australia. Su objetivo aquí fue un poco diferente del que tuvo en Inglaterra o en EE.UU. Aunque el Dálmata acompañaba a sus propietarios, que iban a caballo, era utilizado principalmente como perro de caza y como cobrador de piezas en el agua. Los propietarios estaban sorprendidos de lo bien que aceptaban estos perros el agua, mientras que en el resto del mundo quizá no se le tenga en cuenta para este trabajo (en los EE.UU. para el AKC forma parte del Grupo de Perros No Cazadores y para la FCI en el grupo de perros de compañía y actualmente en el grupo de los sabuesos y razas semejantes), el Dálmata se convirtió en tan perro de caza como los Retriever, los Spaniel o los Setter.

Los primeros datos acerca de Dálmata en competiciones de belleza datan de finales de los años 1880, pero la raza no consiguió nada significativo en el ring de exposición hasta los años 30. Los años 30 y los 40 fueron décadas importantes para los Dálmata en Australia, ya que fue entonces cuando esta raza se ganó el reconocimiento y cuando se asentaron gran parte de los animales fundadores. Con la importación de animales ingleses y a veces americanos, y con la consiguiente mejora de la calidad y la popularidad de la raza, vinieron sus primeros logros en el ring de exposición.

Hoy día existen muchas líneas de Dálmata australianos sobresalientes y también siguen importándose perros. El Dálmata es muy popular en Australia y muy conocido por su versatilidad. Se le puede ver en muchas áreas de las competiciones caninas, incluyendo la belleza, la obediencia, el Agility, las pruebas de resistencia, el rastreo y de Flyball (recoger pelotas que se lanzan al aire). Las normas para las competiciones caninas en Australia son redactadas por los consejos gobernantes en cada estado australiano y por el Australian National Kennel Council (ANKC), que está formado por todos estos consejos.

Por supuesto, el Dálmata constituye una elección popular como perro de compañía y está haciéndose famoso como artista (como sucede en muchas partes del mundo). Tiene un lugar especial en los cuarteles de bomberos de toda Australia y ha aparecido en muchos programas para la seguridad pública relacionada con el fuego y con otros temas, dirigidos a los niños.

El Dálmata en Alemania
El Dálmata lleva más de 300 años en Alemania, y al igual que sus hermanos ingleses, los Dálmata alemanes necesitaron tiempo para hacerse populares. Dos Dálmata fueron inscritos en una exposición en 1879, y durante las dos décadas siguientes las inscripciones aumentaron lenta pero constantemente. Por supuesto, la primera guerra mundial tuvo un efecto negativo sobre la raza y el primer club alemán para esta raza (Deutscher Dalmatiner Club von 1920 e.V.) fue fundado varios años más tarde en un intento de reavivar las actividades de cría y mejorar la calidad. En los años situados entre la primera y la segunda guerras mundiales, los clubs de la raza comenzaron a verse sometidos a unas reglas muy estrictas. Durante las guerras no hubo, virtualmente, cría de perros de ninguna raza. Una vez se retomó la cría tras la segunda guerra mundial, aparecieron más conflictos con la división del país, que dio lugar a las Repúblicas Federal y Democrática de Alemania.

Se retomó la cría tras la división del país, pero los criadores de Dálmata de la R.D.A. y de la R.F.A. podrían muy bien haber estado criando dos razas diferentes. Los Dálmata tenían un aspecto parecido, pero se encontraban en los extremos opuestos del espectro en cuanto a la personalidad. Los criadores de la R.F.A. criaron perros de compañía con un carácter tranquilo, mientras que los criadores de la R.D.A. criaron perros ligeramente agresivos con la vista puesta en el trabajo de protección. Tras la unificación alemana, los criadores de todo el país se han unido, y los principales clubs se han fusionado para asentar el tipo y el temperamento de los Dálmata. También ha habido un aumento de las importaciones desde 1989, lo que ha contribuido en gran medida a la calidad de las líneas de los Dálmata alemanes. El Deutscher Dalmatiner Club von 1920 e.V. todavía existe y trabaja bajo los auspicios de la FCI
.
Popularidad mundial
Los Dálmata son populares en todo el mundo, y muchos de los animales fundadores proceden de líneas inglesas, americanas y alemanas. Desde Canadá hasta la República Sudafricana, y en casi todos los lugares, los clubs de la raza se dedican a conservar y a promocionar al Dálmata. No importa en qué lugar del mundo encontremos al Dálmata: no hay duda de que se trata de una de las razas de aspecto más distinguible de todos los tiempos, y quizá sea la más reconocible. Los aficionados a la raza de todo el mundo se esfuerzan en la actualidad para hacer saber a todo el mundo que el Dálmata tiene algo más que su aspecto único: tras esas manchas se encuentra una herencia extraordinariamente rica y antigua.



Características del Dálmata
Altura a la cruz: de 50 a 61 cm
Peso: unos 20 kg
Capa: blanca moteada de negro
Promedio de vida: doce años
Carácter: vivo, afectuoso
Relación con los niños: excelente
Relación con otros perros: buena
Aptitudes: perro de compañía
Necesidades del espacio: puede vivir en el interior de la vivienda pero necesita correr
Alimentación del Dálmata: unos 400 g. de alimento completo seco
Coste mantenimiento: medio

La respuesta a la pregunta: «¿Por qué el Dálmata?» es, a primera vista, bastante fácil. Porque esas manchas llevan algo más consigo. Porque tienen una personalidad muy exuberante y extravertida. Porque hemos visto 101 Dálmatas y queremos un perro igual que Pongo o Perdita.

Es cierto, el Dálmata es un perro hermoso, con un aspecto distinto y una personalidad maravillosa y sociable. De todas formas, si sus impresiones acerca de la raza se basan en lo que ha visto en una película, le quedan todavía muchas más cosas que aprender. Si se encuentra usted desconcertado por la idea de traer a casa un adorable cachorro con manchas, es el momento de mirar más allá de las manchas. Para ser un propietario responsable e informado de un perro, y eso implica a los perros de cualquier raza, no es suficiente con decidir añadir un perro a su familia por el mero hecho de que ha visto uno en la televisión y le pareció bonito. Los perros son perros y, en realidad, el ejemplar que traiga usted a casa no se comportará como los animales perfectamente adiestrados que se usan en la televisión y en las películas. Todo esto se comenta no para disuadir al potencial propietario de un Dálmata, ya que son, verdaderamente, perros maravillosos. Sí, son perros maravillosos, aunque no son el perro perfecto para todo el mundo. Se ofrece esta información para proporcionar al propietario potencial hechos importantes relacionados con el Dálmata. Así pues, siga leyendo, y si este perro es, verdaderamente, la raza hecha para usted, le deseamos que disfrute de una vida larga y plena con su nuevo amigo con manchas.



Cracterísticas físicas
Comencemos con los puntos obvios. El Dálmata es una de las razas más conocidas y la razón es obvia: las manchas, por supuesto. Desde un punto de vista puramente estético, las manchas son lo que hacen que un Dálmata sea un Dálmata. Aunque las manchas son las marcas de belleza del Dálmata, no son, ni mucho menos, la característica física más importante de la raza en cuanto a su condición.

El Dálmata es un perro de tamaño medio y que tiene un cuerpo de aspecto atlético. Un Dálmata en buena forma es algo hermoso de ver, con unas líneas pulcras y limpias. Recuerde que el Dálmata fue diseñado como raza de trabajo, y el hecho de que no sean utilizados para desempeñar aquellas labores no supone ninguna excusa para los perros obesos y los que no estén en forma. Aunque la mayoría de los Dálmata correrían todo el día si pudieran, el ejercicio regular y no excesivo, basta para mantener un Dálmata sano en buena forma.

En general, el Dálmata debería ser un perro equilibrado y bien proporcionado. No debería poseer ni una sola característica exagerada. Éstas son características esenciales para un perro que necesita usar la energía eficientemente para tener la máxima resistencia.

El Dálmata no es una raza de pelaje largo (aunque se sabe que existen Dálmata de pelaje largo), aunque la longitud del pelo varía de un perro a otro. El pelaje debería ser liso y, teniendo en cuenta que al Dálmata no le hace falta una rutina de acicalado complicada, el propietario potencial debería saber que muda el pelaje. Pelos blancos sobre su jersey negro, pelos negros sobre su sofá blanco… por supuesto: éste es un pequeño inconveniente en comparación con la alegría que le proporcionará su Dálmata, pero es algo que, de todas formas, debe ser tenido en cuenta. El pelo que va mudando puede ser mantenido bajo mínimos con el cepillado regular.

Junto con el exuberante perro viene una cola eufórica, así que tenga cuidado con las cosas que se pueden romper. Se sorprendería de lo rápidamente que puede dejar una mesa vacía un Dálmata con su alegre cola que no para de moverse. Sea precavido y mantenga todas las cosas lejos del alcance de su perro.
Personalidad

Exuberancia, energía y cariño. Todas ellas son palabras adecuadas con las que describir al Dálmata. Es una raza con un verdadero entusiasmo por la vida y que disfruta implicándose en todo tipo de actividades. Es inteligente y muy adiestrable, aunque a veces es tozudo, y puede aprender a hacer casi cualquier cosa y hacerla bien. A pesar de esto, lo más importante es que participe en actividades con su propietario. Por supuesto, cualquier Dálmata agradecerá la oportunidad de correr por el jardín y así gastar algo de energía, pero preferirá tener un compañero de juegos. Una carrera, un paseo, jugar con un frisbee…, al Dálmata le encanta hacer todo tipo de cosas y disfruta especialmente cuando estas actividades implican, además, pasar algo de tiempo con su propietario.

El cariño que el Dálmata siente por las personas puede parecer sorprendente, considerando que la raza tuvo sus orígenes como perro de trabajo y que, debido a la naturaleza de sus tareas, desarrolló un cierto aire de independencia. Esta actitud independiente puede, a veces, mostrarse a través de la tendencia del Dálmata a «explorar» si se le deja sin supervisión. Aunque a veces parece como si los Dálmata tuvieran una mente propia, están, de hecho, muy orientados hacia las personas. Los Dálmata muestran una fuerte lealtad y un gran cariño hacia las personas, especialmente hacia sus propietarios.

Recuerde que aunque incluso las labores del Dálmata como perro que acompañaba a los carruajes le hicieron, de alguna forma, independiente, ya que se tenía que confiar en él para que llevara a cabo su trabajo sin que tuviera que recibir, constantemente, órdenes de su amo, creció estando acostumbrado a acompañar a su amo a todos los sitios. Sume el cariño de la raza por las personas a su inteligencia y se encontrará con que los Dálmata se adaptan extremadamente bien a los estados de humor de la gente. Parece como si comprendieran cómo se sienten sus propietarios y pudieran modificar su comportamiento de acuerdo con eso. Si quiere usted jugar, el Dálmata colaborará alegremente. Por otro lado, si hay algo que le preocupa, el Dálmata se sentirá igualmente feliz acurrucándose a su lado para mostrarle su apoyo.

Algunas creencias falsas acerca del Dálmata son que se trata de perros hiperactivos y difíciles de controlar. Bien, esto se puede decir de cualquier perro de cualquier raza que carezca de disciplina y de adiestramiento. Lo que sucede es que parece ser más evidente en las razas particularmente activas. Es cierto: los Dálmata son unos perros llenos de energía y necesitan de actividad, así que cualquiera que esté considerando tener un Dálmata debería estar preparado. Ésta es una característica inherente de la raza y los propietarios no deberían esperar que un Dálmata acepte alegremente estar confinado en un lugar pequeño sin espacio para correr. El adiestramiento debería comenzar a una edad temprana y se debería hacer cumplir de forma estricta. Un perro que está, por naturaleza, lleno de energía y que carezca de disciplina supone una combinación totalmente indeseable, así que no supone ninguna sorpresa que un Dálmata no adiestrado le pueda dar a uno una mala impresión de la raza.

El Dálmata no es el tipo de perro al que se debería dejar todo el día fuera de casa. Igual que al Dálmata le gusta mucho hacer ejercicio le gusta, igualmente, pasar tiempo dentro de casa, formando parte de la familia. Le gusta participar en todo lo que pasa en su familia, tanto si se trata de pasar una tarde delante del televisor o del ajetreo que supone prepararse para el nuevo día. Es una buena mascota para las familias con niños, siempre que los niños hayan sido educados en cómo tratar un perro adecuadamente. La energía de un niño hace buena pareja con la del Dálmata.

También se suele pensar que el Dálmata es un poco agresivo con otros perros. Pero, ésta es también una función de su cometido original como protector de los caballos y de los carruajes. Si se acercaba un perro vagabundo, era tarea del Dálmata alejarlo de allí. La agresividad hacia otros perros se evita fácilmente mediante la sociabilización temprana y constante. Aún así, el instinto guardián natural del Dálmata puede ser una ventaja en el hogar, ya que puede usted contar con que ladrará a modo de aviso si algo no va bien.

El propietario idóneo
El mejor tipo de propietario para un Dálmata es uno que disponga de mucho tiempo y paciencia para cuidar de un perro. Ésta no es una raza a la que se pueda dejar que actúe como le dé la gana. El Dálmata tiene un tipo de personalidad que puede ser maravillosa si se moldea para que su comportamiento sea el adecuado, pero puede ser difícil de controlar si no se le enseña cómo comportarse.

Otra cualidad positiva para el propietario de un Dálmata es que se trate de alguien que sea, por naturaleza, activo y que disfrute participando en variedad de cosas. El Dálmata será muy feliz si participa en algo con su propietario, así que si alguien que ya es de por sí activo puede dar cabida al Dálmata en sus actividades, establecerá un lazo natural y mutuo entre ambos.

Es mejor tener el Dálmata en una casa que disponga de un jardín de un tamaño suficiente y con un vallado seguro. Nunca se aconseja dejar a un Dálmata correr libremente en el jardín sin supervisión, pero el juego en libertad es una excelente válvula de escape para su energía, bajo la vigilancia adecuada. Hay Dálmata que son tenidos en casas y en pisos menores, pero entonces es sobre el propietario sobre quien recae la responsabilidad de llevar el perro a hacer ejercicio a otros lugares.

Los Dálmata pueden medrar en la mayoría de ambientes. Los Dálmata que viven en regiones de clima cálido disfrutan saliendo de excursión y paseando por el campo y por la playa, mientras que los que viven en zonas más frías se divertirán paseando por la nieve. Sea cual sea el clima, el Dálmata necesita un equilibrio entre la actividad fuera de casa y el pasar tiempo en el hogar con la familia.
Consideraciones acerca de la salud específicas de la raza

Algunos problemas de salud que afectan al Dálmata se comentan aquí de forma breve, no para disuadir al propietario potencial ni para alarmar a ningún nuevo propietario, sino más bien para ofrecerles una información útil. Todos los propietarios de Dálmata y cualquiera que esté pensando en hacerse propietario de uno, deberían estar al corriente de esta información para mantener a sus Dálmata libres de problemas.

La sordera es un problema que suele ir asociado con el Dálmata. Aunque no se trata de una enfermedad, ya que el perro no siente dolor ni peligra su esperanza de vida (con respecto a si ese perro estuviera perfectamente sano), se trata, de todas formas, de un problema. Un Dálmata nace con la capacidad o no de oír. No es algo que le pueda venir cuando se vaya haciendo mayor. La mejor prevención es comprar el cachorro de manos de un criador reputado que pueda ofrecerle pruebas documentales de que el cachorro y sus padres han sido sometidos a la prueba de la Respuesta Auditiva Provocada por el Tallo Cerebral (RAPTC) y que han obtenido un resultado de audición normal.

Las infecciones del tracto urinario y los cálculos suponen otro problema en los Dálmata, pero no todos los perros están afectados. Con la prevención adecuada, incluso los perros con tendencia a tener cálculos pueden vivir toda su vida sin ellos.

Los Dálmata tienen una piel sensible y tienden a padecer alergias y otras irritaciones, que se manifiestan en forma de problemas cutáneos. La mayoría de ellos tienen tratamiento. El peor efecto colateral es que, generalmente, el pelaje no tiene un aspecto sano.

Otros problemas frecuentes en muchas razas caninas afectan también a los Dálmata. Estos problemas incluyen la displasia de codo, la displasia de cadera, la hinchazón o torsión gástrica, la atrofia progresiva de retina (APR), la enfermedad de von Willebrand, la deficiencia de inmunoglobulina A (IgA) y los ataques epilépticos.

Los Dálmata cuidados correctamente tendrán tendencia a vivir una vida larga y sana sin ninguno de estos problemas. La mejor forma de mantener a su Dálmata sano es encontrar a un buen veterinario, preferiblemente uno que tenga experiencia con los Dálmata, y trabajar junto con él para practicar la medicina preventiva.



Estándar según la FCI del Dálmata
Apariencia general
Este es un perro bien equilibrado, distintivamente moteado, fuerte, musculoso y activo. De perfil simétrico, libre de tosquedad y pesadez de movimiento, como perro antiguo de coche es capaz de gran resistencia y buena velocidad.

Proporciones importantes
La relación entre el largo del cuerpo y la altura de la cruz es aproximadamente 10:9.
La relación entre el largo del cráneo y el largo del hocico es 1:1.

Temperamento/Comportamiento
Sociable y amistoso, nunca tímido ni reservado, libre de nerviosismo y agresividad.

Cabeza
De buena longitud.

Región craneal
Cráneo: Plano, bastante ancho entre las orejas, con area temporal bien definida. Surco frontal poco desarrollado. Completamente libre de arrugas.
Depresión naso-frontal (Stop): Moderadamente bien definida.

Región Facial
Trufa: Siempre negra en la variedad moteada de negro, en la variedad moteada color hígado siempre de color marrón.
Hocico: Largo y potente, nunca puntiagudo. La caña nasal es recta y paralela a la línea superior del cráneo.
Labios: Delgados, bien ajustados a los maxilares, nunca colgantes. Una pigmentación completa es deseada.
Mandíbulas/Dientes: Mandíbulas fuertes con una mordida de tijera perfecta y regular, es decir que los incisivos superiores se superponen estrechamente a los inferiores y son implantados verticalmente en el maxilar. Una dentadura completa con 42 piezas dentales (según la fórmula dentaria del perro) es deseada. Los dientes son bien proporcionados, regulares y blancos.

Ojos: Moderadamente separados entre sí, de tamaño mediano, redondos, brillosos y chispeantes, de expresión inteligente y despierta. De color marrón oscuro en la variedad con manchas negras, de color marrón claro a ámbar en la variedad con manchas hígado. El borde de los párpados debe ser completamente negro en la variedad con manchas negras y completamente color hígado en la variedad con manchas hígado. El borde de los párpados debe ser bien pegado sobre el globo ocular.

Orejas: De implantación más bien alta, de tamaño mediano, más bien anchas en la base. Llevadas cerca de la cabeza, angostándose gradualmente hasta una punta redondeada. De textura fina. Manchas bien delineadas, preferentemente moteadas.

Cuello
De buen largo, bien arqueado, adelgazándose hasta la cabeza; libre de papada.

Cuerpo
Cruz: Bien definida.
Espalda: Poderosa, recta.
Lomo: Muy musculoso con músculos secos, ligeramente arqueado.
Grupa: Muy poco inclinada.
Pecho: No demasiado ancho, pero profundo y de gran capacidad; debe llegar hasta los codos. Visto de lado el antepecho es bien visible. Costillas bien proporcionadas, largas, bien arqueadas, nunca planas, abarriladas o deformadas.
Flancos: Angostos.
Línea inferior: Bastante retraida hasta el lomo.

Cola
Alcanza aproximadamente hasta el corvejón. Fuerte en su raíz, adelgazándose hacia la punta, libre de tosquedad. De inserción ni muy alta ni muy baja. En reposo cae con una ligera curva hacia arriba en el último tercio de la cola. En movimiento es llevada más alta, levemente más arriba que la línea superior, pero nunca llevada parada (elegre) o enroscada. Preferiblemente moteada.

Extremidades
Miembros anteriores
Perfectamente rectos, con huesos fuertes y redondeados de arriba abajo.
Hombros: Moderadamente oblicuos, nítidos y musculosos.
Codos: Cercanos al cuerpo, ni vueltos hacia adentro ni hacia afuera.
Carpos: Fuertes, ligeramente elásticos.

Miembros posteriores
Redondeados, musculosos, nítidos; vistos desde atrás, son paralelos y verticales.
Rodillas: Bien anguladas.
Piernas: Fuertes.
Angulación del corvejón: Fuerte, bien angulada.

Pies
Redondos, compactos, con dedos bien arqueados (pies de gato). Almohadillas redondas, duras y elásticas. Uñas negras o blancas en la variedad con manchas negras, marrón o blancas en la variedad con manchas hígado.

Movimiento
Gran libertad de movimiento: regular, poderoso y de acción rítmica con pasos largos y buen empuje de los miembros posteriores. Vistos desde atrás, los miembros se mueven en líneas paralelas, los posteriores siguiendo a los anteriores en un solo plano. Un pase de alcance corto o miembros desviándose lateralmente son incorrectos.

Pelaje
Pelo
Corto, duro, denso, liso y brillante.

Color
Color de fondo blanco puro. En la variedad con manchas negras, las manchas son negras; en la variedad con manchas color hígado, las manchas son de color hígado-marrón. Sin mezclarse unas con otras, pero redondas, son bien definidas y lo mejor distribuidas posible; tamaño 2-3 cm de diámetro. Las manchas en la cabeza, cola y extremidades son más pequeñas.

Tamaño y peso
El balance general es de suma importancia.

Altura a la cruz
Machos: 56–61 cm.
Hembras: 54–59 cm.

Peso
Machos: aproximadamente 27-32 kg.
Hembras: aproximadamente 24-29 kg.

Faltas
Cualquier desviación de los criterios antes mencionados se considera como falta y la gravedad de ésta se considera al grado de la desviación al estándar.
Manchas bronceadas (descolorimiento pasajero color bronce de las manchas negras.

Faltas eliminatorias
Perro agresivo o temeroso.
Prognatismo superior o inferior acentuado.
Ectropión, entropión, ojo zarco, ojos de color diferente (heterocromía).
Ojos azules.
Sordera.
Parche delimitado cerca un ojo (monóculo) o parches en el cuerpo (sin embargo admisibles para la cría).
Perro tricolores (manchas negras y hígado en el mismo ejemplar).
Color limón (manchas color limón o de color naranja).
Comportamiento muy tímido o agresivo.
Cualquier perro mostrando claras señales de anormalidades físicas o de comportamiento debe ser descalificado.

Nota: Los machos deben tener dos testículos de apariencia normal completamente descendidos en el escroto.

Recomendación
Para disminuir la frecuencia de la sordera en el Dálmata (20-30%):
Perros con sordera bilateral y perros con ojos azules deberían ser excluidos de la cría, idealmente también los perros con sordera unilateral.
Perros con parches delimitados cerca del ojo (monóculo) o en otras partes del cuerpo deberían ser admitidos para la cría.
Perros con escroto pigmentado deberían ser preferidos.

Cuando su servidor era un bebé, mis padres tenían en casa una perra Dálmata de nombre DIANA. Me platicaba mi sabia abuela que esta perrita me movía la cuna para que yo no llorara. No recuerdo si existen fotos de ella, pero si recuerdo que en la vieja y enorme casa donde crecí como huérfano bajo la protección de mi abuela, estaba la perrita.

Espero les haya agradado el tema y sus comentarios.

Gracias.

_________________
Atentamente
Cap. P.A. y TUM
Virgilio A. Baruj Covarrubias L.


Administrador del foro
HÁGALO USTED MISMO

Ser, hacer y tener.
Todo depende de ti y lo que trabajes por ello.
Siempre es posible realizarse.

Te esperamos en SIRENAS Y TORRETAS DE MÉXICO, S.A.
avatar
Baruj
Admin


http://elhagalodebaruj.latinforos.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.